Jorge Olavarría

La representación de relatos mitológicos o históricos ha sido utilizada a través de la historia de la pintura no sólo como mera ilustración, sino también como una serie de comentarios del artista sobre su propio contexto. Personalmente, la alegoría ha sido mi herramienta preferida al momento de representar problemáticas reales en la pintura. La obra “Tres brujos sacrificando a un Invunche” fue ejecutada durante los primeros meses de la pandemia en Chile, y a pesar de no ser tan literal como la obra siguiente llamada “La peste fantasma”, creo que describe más acertadamente la dinámica de la pandemia en el país y sus efectos a lo largo del tiempo.    Cuenta el mito sureño que cuando el Invunche envejece y no puede seguir cubriendo las necesidades de sus amos los brujos, es  sacrificado y aprovechado hasta sus últimos restos cual animal de ganado. De esta manera, esta desdichada criatura es destinada desde su temprana existencia a la servidumbre, y forzada a seguir este propósito aún en la muerte. El acto y símbolo del sacrificio como instrumentalización es una característica del ejercicio descarnado del poder, y como ya se podía vaticinar los primeros meses de la pandemia, las decisiones relativas a su manejo siguieron aquella lógica hasta el día de hoy. No importa la cantidad de sacrificios al que la población se exponga, no es más que un problema de cifras y recursos mientras los amos puedan continuar con sus intereses a expensas de ellos. Mientras los brujos desarrollan sus actividades, son los invunches quienes quedan al exterior de la cueva esperando un solo destino.   Por otro lado, el procedimiento técnico de la obra y su conexión con la escena representada remite a la reflexión sobre la condición interproductiva y anacrónica de la pintura contemporánea post-histórica. Se han tomado fragmentos de obras de autores barrocos insignes (Caravaggio, Velázquez, Ribera, Gentileschi) desde la distancia de sus reproducciones, y se han mutilado y despojado de su integridad original, poniéndolas al servicio de una perspectiva local y periférica.


Obra

“Tres Brujos sacrificando a un Invunche”.

Óleo sobre tela / 120 x 100 cm.


Detalle de la obra

Jorge Olavarría

Pintor puertomontino, nacido en Chaiten en 1995, Licenciado en Artes Visuales de la Universidad Austral de Chile. Iniciado el aprendizaje de la pintura de manera autodidacta alrededor del año 2014, hoy en día destaca la exposición de la serie de pintura y dibujo “Los escenarios secretos” en la Casa del Arte Diego Rivera de Puerto Montt, en El Museo Municipal de Arte Moderno de Cuenca (Ecuador), y en la Galería Virtual Internacional “Quarentena Galería”.

 jorge.andresolavarria@gmail.com

Instagram

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *